ARCÁNGEL SAN GABRIEL

“Estando todavía profiriendo las palabras de mi oración, ha aquí que Gabriel, aquel varón que había visto al principio de la visión, volando súbitamente me toco en la hora del sacrificio de la tarde. Y me instruyo, y me hablo en los términos siguientes: Daniel, yo he venido ahora a fin de instruirte, y para que conozcas. Una orden se dio luego que te pusiste a orar, y yo vengo para mostrártela; porque tú eres el hombre de las predilecciones. Atiende, pues, tu ahora a mis palabras y entiende la visión” Daniel 9:21, 22, 23.

 

San Gabriel diré a los Ángeles de la Pureza, de la Purificación, del Nacimiento, del Bautismo. Es el Patrón de las Maternidades y de todos los Centros de atención a las madres y recién nacidos; de los embarazos, de los niños por nacer y los recién nacidos; de los orfanatorios y hospicios. De los hipnotistas, de los centros de investigación de los sueños y de los problemas en el dormir.

 

De las flores, especialmente blancas. Es el que dirige a los Ángeles de los mensajes, anuncios y comerciales en cine, televisión, radio y medios impresos; siempre que sean positivos y eleven el desarrollo espiritual del ser humano.

El 12 de enero de 1951, el Papa Pio XII lo declaró patrono de todos los medios de comunicación: Televisión, teléfono y telégrafo. Es el Ángel del Correo y del Telégrafo. Tiene regencia sobre todos los medios electrónicos: computación, Internet, y aunque estos elementos corresponden a Urano en su aspecto material, aquí son regidos por Gabriel como medios de comunicación dependiendo de la Luna. De igual manera rige sobre los restaurantes, cafeterías y todo lo relativo a la alimentación en genera. Se dice que les enseño Kabala a José y a Daniel.

 

“San Gabriel es el Ángel de la Anunciación, de la Emanación, de la Resurrección, de la Pureza, de la Revelación, de la Paz, de la Misericordia, de la Promesa, de la Esperanza, de la Verdad, del Conocimiento, de la Fecundidad. Es el Ángel del mes de enero. Protector de los Siervos y las Siervas de Dios. Patrono de los Sacerdotes, Religiosos y Religiosas. Guardián del Santo Bautismo.

 

Inspira a los creadores de obras artísticas y favorece a la imagen en el cine y la televisión. Es el heraldo del nacimiento y divino guardián de los procesos de generación. Es el Ángel que protege a los bebés de incubadora y a los que tienen algún padecimiento congénito. Rige sobre todas las madres en general y sobre la leche.

 

Se le relaciona también con el Séptimo Cielo, aunque debido a su cercanía a las esferas humanas y la purificación de la materia, se considera que rige sobre el Primero. Como gran Ángel planetario se le considera embajador de la Luna en la Tierra.

 

Se le asocia con el punto cardinal “Norte”, que se le relaciona con la materia, con el aspecto corporal, indicando su regencia sobre la construcción del cuerpo físico del hombre, el vehículo que usara el espíritu. De acuerdo con la Sabiduría antigua, de la Luna procede la sustancia con que se fabricó en nuestro mundo material. Es entonces, el Dador de Formas, y es por esto que también rige sobre los nacimientos. Según una tradición, el Arcángel Gabriel instruye al alma que pronto encarnara, durante los nueve meses que está en el vientre de la futura madre.”

Su nombre indica: Fuerza de Dios, Fortaleza de Dios, Gobernador de Dios, Dios es mi Fuerza.

 

En el segundo mundo, Briah, Gabriel es el Regente del Noveno Séfira, Yesod. En el Islam es conocido como Jibril y es el Ángel que le dictó el Corán a Mahoma, ante quien se presentaba con aspecto majestuoso y con un collar de rubíes al cuello.

 

Entre los esenios es el Ángel de la Vida y del lunes. Es el Regente del sexto cielo. Embajador de la Humanidad, Príncipe de los Querubines, Heraldo Divino, Ángel de la Revelación, de la Anunciación, de la Aspiración, de la verdad.

 

Es el príncipe de la Justicia y el Regente del Signo del Zodíaco: Acuario. Es el Ángel de la Felicidad, de la Alegría, del Nacimiento, de la Resurrección, de la Piedad, del Juicio; Gobernador del Jardín del Edén. Es la voz de Dios y uno de lo s 7 Arcángeles ante la Presencia Divina.

 

Se dice que es el que rige sobre el árbol del Manzano, porque según la tradición, cuando Dios creó el Jardín del Edén encargó al Arcángel Miguel al disponer de 200,003 Ángeles para sembrar en él especie de todo el reino vegetal. Miguel personalmente sembró el olivo; Uriel el Nogal, Rafael el Melón, Gabriel el Manzano y Sarasel la vid. Sarasel es el mismo ángel que después del diluvio, instruyó a Noé sobre cómo sembrar la vid.

Información del libro de Lucy Aspra “Manual de los Ángeles Vol. 1 Di sí a los ángeles y sé completamente feliz.